Oscuro

Milenio 3 - El Infierno

Milenio 3 - La nave del misterio
Vistas 31 515
91% 288 27

Compartir:

Compartir:

Descargar:

Cargando.....

Añadir:

Mi lista de reproducción
Ver despues
Comentarios 14
Angel García
Angel García Hace 2 meses
poner audios de peliculas es ilegal
vicente Fernando Monserrat Aymerich
Roberto González la iglesia ha sido siempre una dictadura de echo a quien no opinaba como la iglesia era considerado el hereje y condenado a morir a maneras muy crueles
Fredy Murillo
Fredy Murillo Hace 4 meses
Dos males comete el pecador cuando peca: deja a Dios, Sumo Bien, y se entrega a las criaturas. Porque dos males hizo mi pueblo: me dejaron a Mí, que soy fuente de agua viva, y cavaron para sí aljibes rotos, que no pueden contener las aguas (Jer. 2, 13). Y porque el pecador se dio a las criaturas, con ofensa de Dios, justamente será luego atormentado en el infierno por esas mismas criaturas, el fuego y los demonios; ésta es la pena de sentido. Mas como su culpa mayor, en la cual consiste la maldad del pecado, es el apartarse de Dios, la pena más grande que hay en el infierno es la pena de daño, el carecer de la vista de Dios y haberle perdido para siempre. Consideremos primeramente la pena de sentido. Es de fe que hay infierno. En el centro de la tierra se halla esa cárcel, destinada al castigo de los rebeldes contra Dios. ¿Qué es, pues, el infierno? El lugar de tormentos (Lucas 16, 28), como le llamó el rico Epulón, lugar de tormentos, donde todos los sentidos y potencias del condenado han de tener su propio castigo, y donde aquel sentido que más hubiere servido de medio para ofender a Dios será más gravemente atormentado (Sb. 11, 17; Ap. 18, 7). La vista padecerá el tormento de las tinieblas (Jb. 10, 21). Digno de profunda compasión sería el hombre infeliz que pasara cuarenta o cincuenta años de su vida encerrado en tenebroso y estrecho calabozo. Pues el infierno es cárcel por completo cerrada y oscura, donde no penetrará nunca ni un rayo de sol ni de luz alguna (Salmo 48, 20). El fuego que en la tierra alumbra no será luminoso en el infierno. “Voz del Señor, que corta llama de fuego” (Sal. 28, 7). Es decir, como lo explica San Basilio, que el Señor separará del fuego la luz, de modo que esas maravillosas llamas abrasarán sin alumbrar. O como más brevemente dice San Alberto Magno: “Apartará del calor el resplandor”. Y el humo que despedirá esa hoguera formará la espesa nube tenebrosa que, como nos dice San Judas (1, 3), cegará los ojos de los réprobos. No habrá allí más claridad que la precisa para acrecentar los tormentos. Un pálido fulgor que deje ver la fealdad de los condenados y de los demonios y del horrendo aspecto que éstos tomarán para causar mayor espanto. El olfato padecerá su propio tormento. Sería insoportable que estuviésemos encerrados en estrecha habitación con un cadáver fétido. Pues el condenado ha de estar siempre entre millones de réprobos, vivos para la pena, cadáveres hediondos por la pestilencia que arrojarán de sí (Is. 34, 3). Dice San Buenaventura que si el cuerpo de un condenado saliera del infierno, bastaría él solo para que por su hedor muriesen todos los hombres del mundo... Y aún dice algún insensato: “Si voy al infierno, no iré solo...” ¡Infeliz!, cuantos más réprobos haya allí, mayores serán tus padecimientos. “Allí -dice Santo Tomás- la compañía de otros desdichados no alivia, antes acrecienta la común desventura”. Mucho más penarán, sin duda, por la fetidez asquerosa, por los lamentos de aquella desesperada muchedumbre y por la estrechez en que se hallarán amontonados y oprimidos, como ovejas en tiempo de invierno (Sal. 48, 15), como uvas prensadas en el lagar de la ira de Dios (Ap. 19, 15). Padecerán asimismo el tormento de la inmovilidad (Ex. 15, 16). Tal como caiga el condenado en el infierno, así ha de permanecer inmóvil, sin que le sea dado cambiar sitio no mover mano no pie mientra Dios sea Dios. Será atormentado el oído con los continuos lamentos y voces de aquellos pobres desesperados, y por el horroroso estruendo que los demonios moverán (Jb. 15, 21). Huye a menudo de nosotros el sueño cuando oímos cerca gemidos de enfermos, llanto de niños o ladrido de algún perro... ¡Infelices réprobos, que han de oír forzosamente por toda la eternidad los gritos pavorosos de todos los condenados!... La gula será castigada con el hambre devoradora... (Sal. 58, 15). Mas no habrá allí ni un pedazo de pan. Padecerá el condenado abrasadora sed, que no se apagaría con toda el agua del mar, pero no se le dará ni una sola gota. Una gota de agua nomás pedía el rico avariento, y no la obtuvo ni la obtendrá jamás. La pena de sentido que más atormenta a los réprobos es el fuego del infierno, tormento del tacto (Ecl. 7, 19). El Señor le mencionará especialmente en el día del juicio: Apartaos de Mí, malditos, al fuego eterno (Mateo 25, 41). Aun en este mundo el suplicio del fuego es el más terrible de todos. Mas hay tal diferencia entre las llamas de la tierra y las del infierno, que, según dice San Agustín, en comparación de aquéllas, las nuestras son como pintadas; o como si fueran de hielo, añade San Vicente Ferrer. Y la razón de esto consiste en que el fuego terrenal fue creado para utilidad nuestra; pero el del infierno sólo para castigo fue formado. “Muy diferentes son - dice Tertuliano- el fuego que se utiliza para el uso del hombre y el que sirve para la justicia de Dios”. La indignación de Dios enciende esas llamas de venganza (Jer. 15, 14); y por esto Isaías (4, 4) llama espíritu de ardor al fuego del infierno. El réprobo estará dentro de las llamas, rodeado de ellas por todas partes, como leño en el horno. Tendrá abismos de fuego bajo sus plantas, inmensas masas de fuego sobre su cabeza y alrededor de sí. Cuanto vea, toque o respire, fuego ha de respirar, tocar y ver. Sumergido estará en fuego como el pez en el agua. Y esas llamas no se hallarán sólo en derredor del réprobo, sino que penetrarán dentro de él, en sus mismas entrañas, para atormentarle. El cuerpo será pura llama; arderá el corazón en el pecho, las vísceras en el vientre, el cerebro en la cabeza, en las venas la sangre, la médula en los huesos. Todo condenado se convertirá en un horno ardiente (Salmo 20, 10). Hay personas que no sufren el ardor de un suelo calentado por los rayos del sol, o estar junto a un brasero encendido, en cerrado aposento, ni pueden resistir una chispa que les salte de la lumbre, y luego no temen aquel fuego que devora, como dice Isaías (33, 14). Así como una fiera devora a un tierno corderillo, así las llamas del infierno devorarán al condenado. Le devorarán sin darle muerte. “Sigue, pues, insensato -dice San Pedro Damian hablando del voluptuoso-; sigue satisfaciendo tu carne, que un día llegará en que tus deshonestidades se convertirán en arardiente pez dentro de tus entrañas y harán más intensa y abrasadora la llama infernal en que has de arder”. Y añade San Jerónimo que aquel fuego llevará consigo todos los dolores y males que en la tierra nos atribulan; hasta el tormento del hielo se padecerá allí (Jb. 24, 19). Y todo ello con tal intensidad, que, como dice San Juan Crisóstomo, los padecimientos de este mundo son pálida sombra en comparación de los del infierno. Las potencias del alma recibirán también su adecuado castigo. Tormento de la memoria será el vivo recuerdo del tiempo que en vida tuvo el condenado para salvarse y lo gastó en perderse, y de las gracias que Dios le dio y fueron menospreciadas. El entendimiento padecerá considerando el gran bien que ha perdido perdiendo a Dios y el Cielo, y ponderando que esa pérdida es ya irremediable. La voluntad verá que se le niega todo cuanto desea (Sal. 140, 10). El desventurado réprobo no tendrá nunca nada de lo que quiere, y siempre ha de tener lo que más aborrezca: males sin fin. Querrá librarse de los tormentos y disfrutar de paz. Mas siempre será atormentado, jamás hallará momento de reposo.
Luis Carlos Félix Rivero
La mirada de la pintura el ángel caido de cabanel 1868
Luis Carlos Félix Rivero
Con35 la mitad de la vida me inicié creo estar en purgatorio pq mi Virgilio vive y no veo a Amor mi Ella.sentir estas cuestiones da vertigo.
Luis Carlos Félix Rivero
Las series de numeros del timeo y los mensajes que tiene la obra de Dante son mi comienzo para comprender este cosmos conocido y x conocer.
shadow T
shadow T Hace 8 meses
El infierno es la maldad que tenemos en nuestro interior con malas acciones. Así lo veo yo. No un pozo de fuego con criaturas extrañas. Y la iglesia que no hable tanto. Si donaran aunque fuera un tercio de su patrimonio el mundo no seria un lugar donde existen tantos problemas.
Christian Paipa
Christian Paipa Hace 7 meses
El infierno es real, y los demonios existen.. Son incorporeos en este mundo pero están en medio de todos nosotros. Son los que se apoderan de muchas personas para que adopten hábitos enfermizos que llevan a conductas aterradoras que sobrepasan índices de maldad espeluznantes. Aquí no se les ve, pero siempre estan como fieras esperando arrastrar nuevas almas hasta el día de su muerte a ese indescriptible lugar, del que después de separarnos del cuerpo, no hay retorno.
ja dp
ja dp Hace 9 meses
El infierno biblico es tortura eterna...lloro eterno y crujir de dientes donde el fuego nunca se apaga y el gusano no muere, solo se puede ser salvo por la fe en Jesucristo
Monlay Alex
Monlay Alex Hace 2 años
Y para los ateos que poco profundos ellos,creen que tras la muerte no hay nada...siento decirles que "la nada" no existe ,como la propia palabra dice "NADA".
vicente Fernando Monserrat Aymerich
Monlay Alex tu crees en lo que quieras como si quieres creer que bob esponja es tu dios y le quieres rezar pero es una falta de respeto muy grande el echo de burlarse de las personas que como tú no creemos en bob esponja
Maite Leon
Maite Leon Hace 4 meses
@Roberto gonzalez buenísimo!!! Jajajaja están locos estos romanos...
Roberto gonzalez
Roberto gonzalez Hace 6 meses
@Ana Jiménez tienes razon, mi comentario es un poco mimimmimi. No he podido evitarlo, estaba borracho y tenia que escribir algo aunque fuera comulgar con ruedas de molino. Tengo mas moral que el alcoyano. Por cierto, peliculote Pink flamingos de John Waters. Primera referencia al Goatse, de donde me imagino que saliste tu, drugo.
Ana Jiménez
Ana Jiménez Hace 6 meses
@Roberto gonzalez mimimimi
Roberto gonzalez
Roberto gonzalez Hace 9 meses
Y los ateos no creen payaso, saben, y lo que no saben, lo reconocen, no especulan e imponen sus especulaciones a los no creyentes
Monlay Alex
Monlay Alex Hace 2 años
Es más justo la existencia de un infierno,que la no existencia .¿Cómo iban a no pagar con las consecuencias de "sus actos voluntarios" todos los mal nacidos de este mundo?.La justicia terrenal es injusta .La Justicia Divina es Justicia.Además tanto el Papa anterior a Benedicto ,como el que lo ha relevado están claramente con el SISTEMA político y en el plan de estos está el intentar borrar totalmente la linea del mal y del bien ( la banalización del mal ,animalizar a la masa,vaciarla de todos los valores ).Por eso y por otras razones ( también habló claro sobre lo aberrante que es el islam) QUITARON de en medio a Benedicto .
Trolling&FuckThemAll
Si hablamos del Bajo Astral??, si existe como tal. Todo quién haya vivido a fondo el Espiritismo sabemos que hay regiones en donde la negatividad es total y es habitada por entidades perdidas, el Infierno "Dantesco" es una interpretación poética y filosófica de las regiones astrales negativas que SI existen. EL MUNDO ESPIRITUAL ES REAL.
Maite Leon
Maite Leon Hace 4 meses
Tócate los cojones..ahora está ha descubierto el fuego...
maria pino
maria pino Hace 2 años
Si torturan a niños y maltratan las vidas y sacrificadas las almas còmo no va a parecer un infierno este mundo? Cuando se sabe de un abuso sexual a un niño u otro mal,solamente tiene un nombre, demonios perversos que solamente el mal mora en ellos,el bien y el mal esa balanza que todos debemos saber elegir en ese momento con sabidurìa el bien,para que asi sea con uno mismo.
Comunicados2011
Comunicados2011 Hace 3 años
Me gusta.
Joaquin Garcia Santos
pero no estamos en el infierno somos ganado para unos pocos
Carlos Alberto Lignay Villanueva
Debe ser el precio por una ignorancia aceptada.
A continuación
Milenio 3 - Noche de Miedo
2:20:42
Swinging From Web Shooters!
14:31
Drake - Toosie Slide
5:12
Vistas 9 055 112
Nunca Te Olvidé
3:33
Vistas 1 370 044